Informe del PNUD: Desiguales, orígenes, cambios y desafíos de la brecha social en Chile

Como se ha visto en las últimas décadas, el movimiento sindical ha perdido protagonismo frente a los sindicatos empresariales, no sólo por las condicionantes estructurales derivadas de la forma de organizar la economía, el ejercicio del poder que otorga el poder económico, sino porque la realidad del movimiento sindical a partir de la última década del siglo pasado a la fecha ha tendido a perder fuerza como actor social luego de que el proceso transicional a la democracia como la conocemos hoy, legitimó una relación altamente asimétrica entre trabajadores y empresarios.

En su documento del año 2013 de la OIT, “El reto de la desigualdad, es hora de cambiar”, se señalaba:

“Entre las conquistas del movimiento sindical durante su larga historia, una de las más incuestionables es seguramente su contribución a la reducción de las desigualdades. A lo largo del siglo XX, a través de la organización de un número cada vez mayor de trabajadores alrededor de la negociación colectiva y la movilización de su membresía por mejores condiciones de trabajo y programas de protección social, los sindicatos fueron arquitectos cruciales de la democracia laboral y del Estado de Bienestar. Es probablemente justo decir que la acción sindical fue la partera de lo que se vino a conocer como “la clase media”. Todavía hoy, la fuerza del Estado de Bienestar y el nivel de igualdad de nuestras sociedades permanecen estrechamente atados a la cobertura de la negociación sindical.”.

Como se puede ver en el documento que presentamos en relación a una serie de indicadores, la Distribución del Ingresos por segmento de población devela lo que suele ocultar los promedios de PIB per cápita. En efecto la concentración del ingreso en el 1% es sideral con respecto al resto de la población, más allá de la baja de los niveles de pobreza, que muchas veces se relacionan más con programa de mitigación social que con un aumento del ingreso por la vía de un aumento del precio del trabajo.

Lo señalado, como lo pone evidencia un estudio de la Fundación SOL es que, “La relación directa entre declive sindical y empeoramiento en la distribución de ingresos es nítida en este gráfico: mientras más alta es el porcentaje de trabajadores con negociación colectiva menor es la desigualdad. Esta relación, ha sido objeto de fuertes debates académicos en función a demostrar la existencia de causalidad y descartar las hipótesis de correlaciones espurias. Si bien es un tema en debate, existe un nutrido set de investigaciones científicas que soportan la hipótesis de la causalidad. Para mayores antecedentes te recomendamos visitar el estudio completo Estudio Sindicatos y Negociación Colectiva (2015).

De allí que retomar el camino de la negociación de la remuneraciones en una empresa como Telefónica en Chile, se hace más que necesario, sobre todo cuando la relación entre la remuneración promedio de los trabajadores que no ocupan “puestos claves” y el promedio de estos últimos es de 1:18. Por la información relevante del estudio que comentamos, les presentamos la síntesis del mismo, el cual puede hallarse en:

o en:

http://www.cl.undp.org/content/chile/es/home/presscenter/pressreleases/2017/06/14/estudio-del-pnud-revela-seis-nudos-de-reproducci-n-y-cambio-de-la-desigualdad-en-chile.html.

Julio 2017